Colombia
Borrar
Noticia
24 horas para bromas y travesura; ¿Por qué celebramos el día de los inocentes?
“Caíste, inocente” son las palabras que dicen tanto en España como en América Latina después de realizar una broma a las “víctimas” desafortunadas del 28 de diciembre, fecha en la que se celebra el “día de los inocentes”.
Madrid
/ 28 diciembre 2020

En los países de habla inglesa existe un día similar, el primero de abril, que recibe el nombre de Fool’s day (día de los tontos en español), y en Francia cada primero de enero, con la “Fiesta de los locos”. Es una tradición que forma parte de distintas culturas en fechas diferentes. No obstante, hay un sombrío secreto detrás de esta celebración. 

Los orígenes de este día de risas y bromas se remontan a una tragedia bíblica, ubicada en las escrituras del Nuevo Testamento según San Mateo. En ellas se relata cómo hace más de dos mil años, luego del nacimiento del Mesías, las inseguridades de un rey israelí culminaron en el segundo infanticidio más trágico de la biblia.

Melchor, Gaspar y Baltazar, los tres Reyes Magos de Oriente, llegaron a Jerusalén en busca del hijo de Dios, quien gobernaría Israel. Anduvieron desde su lugar de procedencia, guiados por una estrella, la cual, según las profecías recogidas en el Antiguo Testamento, los conduciría al lugar de nacimiento del Mesías. Aquel hecho era de gran gozo para ellos, pero no para el rey tirano y ruin que gobernaba en aquel entonces: Herodes el Grande. 

Sintiéndose amenazado por la criatura que se convertiría en el hombre que acabaría con su reinado, Herodes envió a sus hombres a asesinar a todos los niños menores de dos años. Su objetivo era eliminar a todos los bebés que pudiera, manteniendo las esperanzas de que en una de sus víctimas se encontrará el Mesías. 

Esta terrorífica matanza, tiempo después, se convertiría en el llamado Día de los inocentes, celebrado cada 28 de diciembre. Fue de esta manera mediante la cual la Iglesia Católica decidió rendir homenaje a las vidas arrebatadas a los pequeños que el rey Herodes asesinó de forma cruel. Sin embargo, las fiestas paganas se encargaron de opacar la tristeza de este día, transformándolo en lo que es hoy: veinticuatro horas de risas e inocentadas.

Según los historiadores, la versión reciente y jocosa del Día de los Inocentes tiene su origen de la “Fiesta de los Locos” de Francia, una celebración del medioevo en la cual se realizaba una misa burlesca. Un obispo-bufón, elegido por el pueblo, se encargaba de dirigirla. 

Según R.P Flogel, experto en historia y filosofía citado por la academia chilena, “los sacerdotes disfrazados entraban en el Coro bailando, saltando y cantando canciones picarescas. Los subdiáconos comían salchichas, jugaban a las cartas y a los dados sobre el altar; en lugar de incienso, quemaban suelas de zapatos viejos y excrementos. Después de la “misa”, cada cual bailaba y corría por la Iglesia a su gusto, y se entregaba a los mayores excesos; algunos se desnudaban por completo”.

Esta tradición hallaría su fin en 1444, cuando un grupo de doctores en teología de París enviaron una carta a los miembros altos del clérigo. 

Las fiestas burlescas en la iglesia terminaron, más la costumbre jocosa de realizar bromas en un día de luto continuaron siendo parte de lo que celebramos hoy 28 de diciembre. 

Fuentes: guíainfantil.com, Infobae

Suscribete a nuestras novedades
x